DE CUANDO ME ABATIERON

1 comentarios  

No entendéis el dolor porque no conocéis el amor
Miráis y sólo veis vuestra sombra
os envolvéis en espejos que desfiguran vuestra imagen.
un día querréis ver, no habrá balcones
paisaje de pisadas sobre ruinas, cuencas vacías que no os reconocerán
un único recuerdo dejaréis,
rabia y eco de voces que vuelven ensangrentadas.
Mi pasado será vuestro futuro.
El invierno cambiara de dueño arrasando la fuerza de vuestro desprecio.
No os asustaréis, serán vuestras sombras.
Seréis vosotros
Y no podréis huir sin que os corten los cristales que habéis roto.
Os explotarán en vuestra conciencia las minas con que sembrasteis
nuestros caminos.
Nosotros somos débiles porque sangramos
Porque vivimos dentro de nuestras tormentas.
Perdimos el valor o no lo conocimos,
ninguna fuerza nos ayudo a encontrarlo.
No supimos salvarnos, nos quedamos parados bajo las piedras.
Sin consuelo, sin olvido, sin perdón.
Nuestra sangre nos aplasto y lo peor es que lo reconocimos
La pena no nos dejará volver
Podremos disfrazarnos pero saber que son máscaras
Mentiras que nos acercaran alejándonos del todo
Para siempre.
Desde siempre.

---------------------------------------
Lo encontré entre tristes recuerdos pasados, lo saco para tirarlo porque ya ni siquiera conserva el olor del rencor.

POSITIVISMO

4 comentarios  


Me gustan las horas muertas de la tarde y las recientes de la mañana cuando el reloj no las ha gritado. Buscar la luna cuando ando buscándome y encontrarla de sorpresa si estoy despistada. La lluvia, su estruendo y el silencio en la calle. Huir de Madrid por un rato y escapar para siempre con un sueño. Las tardes de fútbol dormitando, los viernes cruzando la meta, los sábados de largo desayuno, los domingos salpicados de etílica amistad. Las pelis argentinas llenas de palabras, las canciones de Silvio, los cuentos de Benedetti. Los debates de ideas enfrentadas, los amigos que respetan los silencios, los que sin entender no piden explicaciones, los que no juzgan detrás de un muro, los valientes que dan la cara, los que tienen una idea y no la cambian aun incomprendidos, los que piden sin exigir, los agradecidos, los que conocen sus defectos y se ven reflejados en los otros, la empatía, los que gritan conmigo si me pisan, los ingeniosos de ironía. Escribir sin sentido, encontrar el sentido de escribir, borrar lo escrito ayer. Las palabras que a veces me regalan, las que intuyo tras la discreción, los gestos espontáneos, los besos que no espero, las sonrisas de satisfacción. Dormir con mis gatos, cambiar la almohada por el cuerpo de él, las mantas que pesan, sacar los pies al frio. Ensuciarme las plantas andando descalza, abandonar el mundo si me pongo el pijama, leer sus palabras en el móvil antes de acostarme. Las siestas que me enredan el tiempo, levantarme con ganas de chocolate, mi nevera llena de bombones y botes de cocacola. Los documentales de monos, las series interminables, el cine en el sofá bajo una manta sin anuncios, los monólogos de woody Allen, el paseo en avión de memorias de África, la angustia de los puentes de madison y la descripción de los tejados de Juan diego Botto en Martín H. Pasear despacito arrastrada de una mano que me gusta apretar, mis gatos esperándome a la vuelta, saludando desde la ventana. Los viajes lejos que me muestran lo parecido que es lo diferente, volver a casa. Esconderme dentro de mí y asomar extrovertida a contar lo que he visto. Arriesgar con la seguridad de que sé volver a empezar, la intensidad, la emoción de la desmesura, atracarme con el verbo querer, colarme despacito sin que se note y dentro acomodarme hasta que dure el cuento. Pensar diferente a tantos e igual a muchos, los iconos juveniles de mis ideas que aún guardo conmigo y que aún identifican conmigo. No estar nunca en el centro de nada, tirarme las certezas a pedradas de dudas y volver a edificarlas. La coherencia de sueños de ojos abiertos y el absurdo recuerdo de ojos cerrados. Mirar atrás y no arrepentirme, mirar atrás y no añorar, mirar atrás y descubrir que algo sigue vivo delante…

RECUERDOS EN LA RETINA. MARRUECOS

0 comentarios  

INICIO EN MARRAKECH



Plaza Djemaa el Fna



La noche y sus puestos de comida, su alboroto de gente y el té a la menta, dulce, al estilo bereber.









El día, que cambia el griterío por el silbido de las flautas. Sí, los encantadores existen y las serpientes bailan!!









El zoco, esperado rostro de la ciudad.

- ¿Qué quieres?
- Nada
- Tengo ¿de que color?







Jardines, palacios, la Menara, sus leyendas y su antigua muralla.


Camino al desierto, a los pueblos de arena, a los oasis y al silencio de las dunas.


Allí nos esperaba...














CD Digital Audio, Track#2 -